• Vacía los bolsillos: Hay que vaciar los bolsillos y quitar los cinturones y accesorios de la ropa antes de guardarla.
  • Cepilla las prendas una vez usadas: es conveniente que cepillemos las prendas una vez usadas para eliminar el polvo o suciedad que pueda haber quedado.
  • Deja reposar la prenda: es importante dejar reposar la prenda un día antes de usarla de nuevo. Eso lo tenemos que hacer para dar tiempo de recuperación al tejido.
  • Hay que lavar la lana a mano: se tiene que lavar a mano, con agua fría y jabón neutro. Es importante no dejar las prendas en remojo ni fregarlas mucho.