Hay estampados que se han convertido en básicos de armario, y el estampado Vichy está entre ellos. Un estampado que no pasa de moda gracias a su versatilidad que lo hace muy combinable.

Tras varias temporadas de idas y venidas, este verano la tendencia vuelve y lo hace en su vertiente clásica y más elegante, aunque también hay novedades. Para las que quieran recrear su estilo más retro, el blanco y negro, el rojo y el azul siguen siendo las opciones infalibles. Por un lado y como novedad, también veremos un tejido vichy con cuadros XL, especialmente en blanco y negro. El cuadro pequeñito asociado a la moda infantil se queda atrás y se torna gigante y en este dúo cromático más rotundo. ¿Lo bueno? Que combina a la perfección con básicos como la camiseta blanca, la cazadora vaquera, la biker de cuero… transformándose así en una tendencia con mucho más recorrido, capaz de colarse en estilismos menos campestres, más urbanos o incluso nocturnos.

(Elle)