Combinar un abrigo gris es muy sencillo, ya que queda fenomenal con una amplia gama cromática y resulta una apuesta muy sofisticada. ¡Combínalo con tu color favorito!

Las prendas básicas y sencillas en color blanco son las mejores aliadas para combinar un abrigo gris. El blanco es un tono ideal para lucir en invierno, tan acogedor, que necesita a su lado otro color sencillo del mismo estilo. El resultado es un look lleno de luz.

Un abrigo gris combina con un jersey de cuello alto los días de más frío, unos pantalones blancos con zapatillas para un momento casual o con una camisa para un día de oficina.

La combinación gris y negro es todo un acierto. Una apuesta seria y elegante perfecta para el vestidor de toda mujer, especialmente para los outfits de oficina. Para que no resulte una mezcla aburrida incluye alguna tonalidad llamativa extra.

Combinar un abrigo gris con el resto del outfit también en gris es posible. Apuesta por diferentes tonalidades para crear  una mezcla de diferentes matices y que no resulte aburrido. Las superposición de capas siguen de moda y es otra clave de estilo para acertar con un total look en gris. Completa el estilismo con complementos en otros colores y romper así el look monocolor.

Los looks de fiesta también se pueden combinar con un abrigo gris. El abrigo negro es muy recurrente por eso hay que dar oportunidades a otros colores. El gris es uno de ellos, una elección elegante, sobria y fácil de combinar, que encaja a la perfección con metalizados, lentejuelas, brillos y colores de noche como el negro, rojo o azul noche.

(lookiero)